Compartir en facebook
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en email
Aceite de coco: pros y contras de usarlo para cocinar, según experto
Aceite de coco: pros y contras de usarlo para cocinar, según experto

Aceite de coco: pros y contras de usarlo para cocinar, según experto

Como tratamiento cosmético, el aceite de coco tiene muchos beneficios, pero al momento de ingerirlo puede generar problemas para la salud

El aceite de coco ha ganado popularidad en los últimos años gracias a sus múltiples beneficios cosméticos. Sin embargo diversos estudios han cuestionado los beneficios que puede aportar al ser ingerido, aquí te decimos los pros y contras para tu salud de cocinar con este ingrediente.

Pros en la cocina

El aceite de coco es rico en ácido lúrico, el cual es convertido en monolaurina por el organismo. Esta sustancia tiene propiedades antibióticas, antivirales y antifúngicas. Incluso hay un estudio en curso, registrado en Clinical Trials, que analiza la posibilidad de usar aceite de coco como tratamiento en personas infectadas de Covid.

Un estudio publicada por la American Diabetes Association demostró que el aceite de coco podría ayudar a prevenir la obesidad y combatir la resistencia a la insulina. Este beneficio es gracias a su contenido de grasas de cadena media.

Algunos especialistas recomiendan consumir aceite de coco a personas con diabetes tipo 2 porque puede ayudar a controlar los niveles de glucosa en la sangre, de acuerdo con un estudio publicado en el Indian Journal of Pharmacology.

aceite de coco

Contras del aceite de coco

De acuerdo con el Dr. Walter C. Willett, de Harvard Health, el aceite de coco contiene 90% de grasas saturadas, mientras que la mantequilla contiene el 64%. Uno de los ácidos más comunes es el láurico que eleva los niveles de colesterol malo, aumentando el riesgo de enfermedades cardíacas. Para saber más visita: 3 “superfoods” que no son tan buenos para la salud

“No creo que el aceite de coco sea tan saludable como los aceites vegetales como el aceite de oliva y el aceite de soja, que son principalmente grasas insaturadas y, por lo tanto, reducen el LDL y aumentan el HDL”, comentó es especialista.

Los ácido grasos que componen el aceite de coco causan hígado graso, de acuerdo con un estudio publicado por la American Diabetes Association.

“Comer en exceso ácidos grasos saturados promueve el almacenamiento de grasa hepática y visceral. Mientras que el exceso energía de las grasas poliinsaturadas puede promover tejido magro en humanos sanos”, explican los autores de la investigación.

También te puede interesar: Aguacate: propiedades y beneficios que lo hacen indispensable en tu dieta

Recibe los mejores tips para llevar un estilo de vida saludable.

Al hacer clic en “Suscríbeme”, recibirás en tu correo un newsletter con nuestros mejores contenidos, mismo que podrás cancelar en cualquier momento.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Nutrición
leche materna

Redacción AH&F

Leche materna, pieza clave para desarrollar una microbiota intestinal saludable

Nutrición
Así es la nueva etiqueta de información nutricional

Araceli Arana

Así es la nueva etiqueta de información nutricional en México

Nutrición
10 superalimentos para saciar tu hambre y cuidar tu salud

Araceli Arana

10 superalimentos para saciar tu hambre y cuidar tu salud

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en pinterest
Pinterest
Compartir en telegram
Telegram
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email

Suscribirme