fbpx

5 reservas de la biosfera en México para enamorarte de sus maravillas naturales

Atrévete a conocer el lado más salvaje y sumérgete en una aventura en algunas de las reservas de la biosfera en México
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Las maravillas naturales de México parecen no tener fin; sin embargo, están bajo amenaza constante. Más allá del turismo de grandes resorts y desarrollos de sol y playa, en nuestro país existen más de 40 reservas de la biosfera, territorios donde la flora, fauna y el hábitat se mantienen en sus condiciones originales y mantienen el equilibrio ecológico.

Aunque la mayor parte de estas reservas está cerrada al público, existen algunas con zonas donde los visitantes pueden conocer bosques, selvas, playas y costas que por sí mismas constituyen una experiencia única. Estas son las 5 reservas de la biosfera en México que debes anotar en tu lista de próximos viajes:

Sierra Gorda, Querétaro

Uno de los secretos mejor guardados de México es un bosque semidesértico con una variedad de microclimas, donde los cactus y suculentas se unen con ríos que forman cascadas, acantilados y cuevas subterráneas. En ella habitan jaguares, guacamayas, pumas y otros animales en peligro de extinción entre acantilados y cañones con una vista que te quitará el aliento. Las misiones franciscanas de la Sierra Gorda atraen a miles de visitantes cada año y forman una ruta ideal para conocer esta reserva de la biósfera en el centro del país.

Sian Ka’an, Quintana Roo

Al sur de la Riviera Maya y protegida de todos los desarrollos turísticos que explotan la región, la reserva de la biósfera de Sian Ka’an (“puerta del cielo” en maya) es un paraíso donde aún existen playas semivírgenes con arena blanca rebozantes de vida. El arrecife de coral mesoamericano, el segundo más grande del mundo) se encuentra en sus costas. Al mismo tiempo, cuenta con un ecosistema único formado entre manglares y petenes con canales que unen los ríos con el mar.

Reserva de la Biosfera de la Mariposa Monarca, Michoacán

Cada año, millones de mariposas emigran hacia los bosques de Michoacán y el Estado de México para seguir su ciclo de hibernación y reproducción, tapizando los bosques de oyamel, pino, encino y cedro con sus colores. Si visitas esta reserva, debes hacerlo siguiendo todas las instrucciones del guía y contratando un servicio local, pues los bosques de mariposa monarca están amenazados por distintos intereses como el cultivo de aguacate que pone en peligro la llegada de esta especie a nuestro país.

Reserva de la Biosfera el Vizcaíno, Baja California Sur

No sólo el sureste mexicano tiene maravillas naturales: al norte del país, el Golfo de California combina sierras con dunas de arena y enormes cactáceas, planicies con apariencia casi marciana y zonas costeras que cada año reciben a la ballena gris, que lleva a cabo su apareamiento y crianza en las aguas del Pacífico mexicano. La Sierra de San Francisco también ofrece visitas guiadas en la cadena montañosa para descubrir pinturas rupestres.

Reserva de la Biosfera de Calakmul, Campeche

Al borde de la frontera con Guatemala, uno de los pulmones más importantes de México es también el principal hogar del jaguar en nuestro país y una selva tropical exuberante que además alberga distintos yacimientos arqueológicos, especialmente la zona arqueológica de Calakmul, desde la que se puede apreciar la inmensidad de la planicie verde a su alrededor, una característica de la península que la convierte en un lugar único a nivel mundial.

Ahora lee: 8 islas paradisiacas que debes visitar al menos una vez en tu vida

Alejandro López

Alejandro López

Alejandro López

Alejandro López

ARTÍCULOS RELACIONADOS: