fbpx

8 alimentos que debes tener en tu refrigerador para ahorrar y no romper la dieta

Una dieta saludable cambia los hábitos. No puedes pensar en alcanzar tu peso ideal si no llenas de alimentos de calidad tu refrigerador
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Para seguir una dieta saludable es necesario adoptar buenos hábitos alimenticios. No puedes pensar en alcanzar el peso y la figura deseados, si no eliges alimentos de calidad, que no engorden, y que te permitan ceñirte fácilmente a tus propósitos de “comer para adelgazar”.

Aunque para muchos es simplemente cuestión de estética, puede ser cuestión de vida o muerte, dado que amenaza la salud del corazón. Y aunque aprender a comer saludablemente lleva su tiempo, es de gran ayuda no tener la tentación de almacenar alimentos cargados de grasa y sal cada vez que abrimos el refrigerador o la despensa.

8. Prefiere los alimentos frescos a los procesados

Adquiere alimentos frescos, sobre todo frutas y verduras, y evita los alimentos preparados, ya que en su mayoría contienen exceso de grasa y de sodio (sal), que pueden afectar la salud y la figura.

7. Ten fruta y vegetales listos para comer

Pueden ser pepinos rebanados, tiritas de apio, zanahorias ralladas con sal, limón y chile, jícamas en tiritas o frutas picadas como melón o papaya. Córtalos de manera que se antojen, guárdalos en recipientes transparentes y colócalos a la vista dentro del refrigerador.

Te puede interesar: Los 8 superalimentos más saludables del mundo

6. Elige los quesos suaves

Prefiere quesos frescos y blancos, en lugar de los duros y amarillos. Los suaves como el panela, ranchero, Oaxaca y fresco, son más fáciles de comer, sobre todo si los cortas en cuadritos y los almacenas en un recipiente transparente, con cierre hermético, al frente del refrigerador.

5. Combina quesos y vegetales frescos

Los quesos muy suaves como el cottage o el requesón pueden ponerse como “antojos” en pequeñas porciones de formas atractivas, que se consiguen utilizando moldes adecuados. Y todos combinan de maravilla con frutas y verduras frescas.

4. Agrega sabor a tus platillos

Mantén a la mano frasquitos con cilantro, perejil, epazote, eneldo y albahaca en tu refrigerador, a fin de mejorar el sabor de platillos preparados sin grasa (cocidos, asados o a la parrilla).

3. Incluye salsas mexicanas

Son el complemento ideal para las carnes y aves asadas. Son ricas en sabor y se preparan sin grasa, por ejemplo: el “pico de gallo”, a base de jitomate, cebolla y chile.

2. Ten a la mano sustitutos saludables

Adquiere margarina en lugar de mantequilla, yoghurt natural en lugar de crema, mayonesa light en lugar de la mayonesa regular, leche descremada en lugar de entera, y agua pura, en vez de refrescos.

1. Prepara ensaladas frescas

Coloca a la vista ensaladas de verduras frescas o cocidas, con un limón partido y/o aderezos bajos en calorías cerca.

Siguiendo estas sencillas recomendaciones, tú y tu familia podrán comer rico y saludable sin engordar. Y el refrigerador y la despensa dejarán de ser peligrosas tentaciones.

Lidya Ramos

Lidya Ramos

Lidya Ramos

Lidya Ramos

ARTÍCULOS RELACIONADOS: