fbpx

Día Mundial de la Hepatitis: tipos, causas y riesgos por infectar al hígado

En el mundo 325 millones de personas la padecen, el 90% no lo sabe
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Hoy, 28 de julio, es el Día Mundial contra la Hepatitis. De acuerdo a la OMS, 325 millones de personas padecen hepatitis B y C y 900,000 fallecen a causa de la hepatitis B. De ahí la importancia de concientizar a las personas, ya que esta enfermedad provoca el 65% de los casos de cáncer de hígado.

La Organización Mundial de la Salud eligió “Por un futuro sin hepatitis”, como tema este año. El enfoque va dirigido hacia la prevención de hepatitis B en madres y recién nacidos.

Qué es la hepatitis B y C

Es una infección vírica que afecta al hígado, que al agravarse puede causar enfermedades crónicas, como cáncer hepático. Tan solo en México, el 65% de los casos de cáncer de hígado son a causa de esta enfermedad.

Cómo se transmite

El virus de la hepatitis B y C se transmite a través de la sangre, por ejemplo, al reutilizar jeringas o someterse a una transfusión de sangre. También se puede transmitir al tener relaciones sexuales y en caso de embarazo. En el caso del tipo B, la madre puede pasar la infección a su hijo.

hepatitis

Síntomas de la hepatitis B y C

En la mayoría de los casos, las personas son asintomáticas inmediatamente después de infectarse; tarda de dos semanas a seis meses en empezar con los síntomas, que son:

– Fiebre

– Cansancio

– Pérdida de apetito

– Náuseas

– Vómito

– Dolor abdominal

– Ictericia (piel amarillenta)

– Orina oscura

– Dolor articular

Cómo se diagnostica

La detección de hepatitis B y C se hace por medio de una prueba serológica. Si da positivo, se confirma con una prueba de ácido ribonucleico para corroborar si es crónica. Aproximadamente el 95% de las personas que padecen la infección vírica no lo saben, debido a la falta de información y poco acceso a las pruebas.

¿Se puede prevenir?

hepatitis

Para prevenir la hepatitis B existe la vacuna, que se debe aplicar antes de ser expuestos al virus. Actualmente no existe vacuna contra la tipo C, ya que el virus que la provoca muta de diferentes maneras. Lo ideal es evitar exponerse a situaciones que la provocan como transfusiones de sangre no seguras, o fluidos sexuales (utilizar condón)

Tratamiento

El tratamiento para la hepatitis B es de por vida, ya que no cura la infección por el virus, solo evita que se replique el virus. Tiene un costo de 50 dólares al año.

La hepatitis C puede curarse en tres a seis meses, el 90% de los infectados logran recuperarse.

La OMS ha lanzado una estrategia pidiendo a los países su colaboración para evitar que esta enfermedad sea una amenaza para la salud pública en 2030.

“En este caso, la eliminación significa una reducción muy significativa del número de nuevas infecciones, en un 90%, y del 65% en el número de muertos en 2030. No significa que ya no habrá nadie con hepatitis”, dijo Gottfried Hirnschall, director del Departamento de VIH y del Programa Global de Hepatitis de la OMS.

Esperemos que con la concientización y apoyo sea posible disminuir este virus.

También te puede interesar: Hacer ejercicio reduce la probabilidad de tener siete tipos de cáncer

Araceli Arana

Araceli Arana

ARTÍCULOS RELACIONADOS: