fbpx

Fasting, la nueva moda para perder peso con ayunos intermitentes

¿De qué va el ayuno intermitente y qué opina la ciencia al respecto?
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Una nueva moda está pasando por algunos círculos deportivos aunque aún no se conozcan del todo sus beneficios: el fasting parece comprobar que se puede perder peso sin hacer dieta, pero ¿qué tanto sabemos realmente de este plan alimenticio?

El fasting o ayuno intermitente consiste en organizar los horarios de las comidas para establecer periodos de ayuno e ingesta de alimentos.

Los regímenes del fasing varían entre sí, pero su premisa es la misma: todo inicia con un consumo estricto de solamente agua, jugos naturistas y generalmente que funcionan como laxantes naturales, en algunos casos se permiten alimentos sólidos con pocas calorías.

Por ejemplo, el método más famoso del fasting es el llamado Lean Gane, que aconseja 16 horas de ayuno y 8 de alimentación al día. También se realizan las llamadas ‘purgas’ en las que el consumo de nutrientes es a través de jugos naturales con el propósito de sacar los tóxicos del cuerpo, entre ellos la grasa.

¿Qué opina la ciencia de los ayunos intermitentes?

Aunque aún es pronto para tener un veredicto científico sobre los efectos a corto, mediano y largo plazo de practicar fasting, en la mayoría de los casos, las dietas pueden ser seguras si son revisadas por un experto en nutrición o que sean prescritas por un médico, sobre todo si es por un par de días de fasting, se empieza a correr el riesgo por periodos prolongados de más de tres días a un mes.

También las personas con enfermedades crónicas, mujeres embarazadas, niños y adultos mayores pueden correr un gran riesgo de salud, por eso no es recomendado que practiquen este régimen alimenticio.

Disminuir el consumo de calorías diarias puede sonar como una buena idea, pero puede causar graves problemas de salud incluido la pérdida de de músculo, que como deportista no es conveniente. Además de que tu cuerpo puede empezar a quemar calorías de forma más lenta para poder conservar energía.

Se aconseja tener un plan alimenticio balanceado realizado por un nutriólogo que tenga entendido cuales son tus objetivos, ya sea, bajar de peso, mejorar tu rendimiento o simplemente mantenerte en forma. Ten en mente que lo primero que se pierde cuando se entra en un régimen de fasting es agua, no grasa, y cuando regresamos a una dieta normal se da el efecto rebote y el metabolismo se ralentiza por la necesidad de conservar energía.

Foto: Gesina Kunkel-Unsplash

Ahora lee: Cuál es el mejor horario para hacer ejercicio y adelgazar de forma efectiva

Salvador Sánchez

Salvador Sánchez

Salvador Sánchez

Salvador Sánchez

ARTÍCULOS RELACIONADOS: