fbpx

Hidroxicloroquina, azitromicina y remdesivir: ¿un tratamiento efectivo contra COVID–19?

Distintas opciones de fármacos son probadas para encontrar un tratamiento efectivo contra COVID–19 y esto es lo que sabemos hasta el momento
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Distintos fármacos forman parte de un ensayo clínico internacional en busca de un tratamiento efectivo contra COVID–19. Aunque la esperanza para erradicar el nuevo coronavirus está puesta en una vacuna, el largo e intrincado proceso para desarrollar una inmunización inocua y efectiva orilla a buscar entre los fármacos existentes y aunque existen algunos prospectos, lo cierto es que aún no está demostrada la eficiencia de alguna medicina para tratar el COVID–19.

¿Qué es la hidroxicloroquina y cuál es su relación con el coronavirus?

La hidroxicloroquina es un medicamento creado en la década de los 50 que pertenece al grupo de los inmunomoduladores, fármacos que modifican el funcionamiento de las proteínas presentes en el sistema inmune y por lo tanto, la respuesta del organismo a algún agente patógeno.

La búsqueda en Internet de este fármaco proveniente de la cloroquina estalló hace un par de días, cuando Donald Trump, presidente de los EEUU, afirmó irresponsablemente que tomaba hidroxicloroquina porque “había escuchado cosas buenas sobre él”.

¿Para qué sirve la hidroxicloroquina?

La hidroxicloroquina se utiliza desde hace décadas como un medicamento eficaz para el tratamiento de enfermedades como el paludismo, la malaria o la artritis y debido a sus propiedades, se trata de uno de los fármacos que está siendo probado experimentalmente en grupos controlados de pacientes con coronavirus para determinar su eficacia.

Hidroxicloroquina y COVID–19: ¿es efectiva?

 No obstante, actualmente no existe evidencia científica suficiente de que la hidroxicloroquina sea un tratamiento efectivo contra COVID–19.

El director del departamento de Enfermedades Transmisibles de la OPS (Organización Panamericana de la Salud), Marcos Espinal, confirmó que “hoy en día no hay ninguna prueba que indique que sea recomendable el uso de la hidroxicloroquina o la cloroquina contra la COVID-19”.

tratamiento efectivo contra COVID–19

La FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos) se pronunció en el mismo sentido, asegurando que “no se ha demostrado que la hidroxicloroquina y la cloroquina sean seguras y eficaces para el tratamiento o la prevención del COVID-19”.

Azitromicina y COVID–19

tratamiento efectivo contra COVID–19

La azitromicina es un antibiótico de amplio espectro que suele utilizarse en distintas infecciones bacterianas, como bronquitis, neumonía y algunas enfermedades de transmisión sexual de origen bacteriano.

A partir de una publicación difundida a través de Facebook y Twitter que aseguraba de manera errónea que algunas plantas y alimentos contienen azitromicina de forma natural, las búsquedas de este antibiótico se incrementaron exponencialmente.

Sin embargo, la azitromicina es un fármaco sintético que no se encuentra en la naturaleza y de la misma forma que la hidroxicloroquina, no existe ninguna evidencia científica de que sea un tratamiento efectivo contra COVID–19.

Efectos secundarios

Los efectos secundarios del uso de ambos fármacos cuando no están recetados por un especialista de la salud pueden resultar perjudiciales y provocar dolor de cabeza intenso, mareos, vómitos y sarpullido, además de resistencia bacteriana en el caso de la azitromicina.

El uso combinado de hidroxicloroquina y azitromicina ha encendido las armas en diversas pruebas médicas:

La Agencia Nacional de Seguridad en Medicamentos de Francia (ANSM) suspendió la prueba de estos dos fármacos en pacientes de COVID–19 por riesgo cardiaco, mientras la American Heart Association alertó en un comunicado de “irregularidades graves de los impulsos eléctricos del corazón, como la arritmia (latidos cardíacos irregulares), la taquicardia ventricular polimórfica (incluida la torsade de pointes), el síndrome de QT largo y un mayor riesgo de muerte súbita” al combinar estos medicamentos.

Remdesivir y coronavirus

tratamiento efectivo contra COVID–19

Otro de los fármacos más buscados en la actualidad es el remdesivir, un antiviral de última generación en fase experimental que en ensayos previos ha demostrado reducir la duración de síntomas asocfiados y se perfila como un tratamiento efectivo contra COVID–19.

Aunque su eficacia sigue poniéndose a prueba como parte del ensayo clínico internacional anunciado por la OMS en busca de un fármaco eficaz contra el coronavirus y algunos países como Japón han autorizado su uso clínico, en México aún es necesario continuar las pruebas para determinar su eficacia:

 “Aunque es un fármaco prometedor y aunque hay resultados que en el contexto de una pandemia como esta a todos nos entusiasman, todavía son resultados modestos y debemos verlos en esa óptica”, aseguró el Subsecretario de Salud y portavoz del gobierno mexicano en la respuesta al brote de coronavirus, Hugo López-Gatell.

Ahora lee: Cómo funciona la inmunidad al COVID–19 y por qué la OMS duda de su eficacia

Alejandro López

Alejandro López

ARTÍCULOS RELACIONADOS: