fbpx

Qué comer para fortalecer cada órgano de tu cuerpo

Si cuando entrenas tienes como objetivo ciertas partes de tu cuerpo, ¿por qué no hacer lo mismo al comer?
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

¿Sabías que al desayunar un tazón de cereal de salvado con pasas en lugar de hojuelas de maíz puedes hacer que tu colon funcione mejor? De igual manera, ¿sabías que comer una manzana o un plátano puede ayudar a que tu piel sea más saludable?

De la misma forma en que buscas desarrollar músculos específicos al levantar pesas, algunos alimentos pueden mejorar la salud de partes específicas de tu cuerpo:

Corazón

que comer

Qué comer. Pescado con ácidos grasos, salmón, arenque y atún.

¿Por qué? Milton Stokes, dietólogo titulado de Nueva York afirma: “Es por los ácidos grasos Omega 3”. Estos nutrimentos dan a tu corazón un poco de amor al hacer que tu sangre se vuelva menos espesa, con lo que disminuye la probabilidad de que se formen coágulos de sangre. Además, la gente que tiene concentraciones más altas de ácidos grasos Omega 3, tienen menos índice de enfermedades cardiacas.

Cómelo ya. Stokes recomienda comer pescado cuando menos dos veces a la semana. “Si no te gusta el sabor del pescado, agrégale un poco de limón o eneldo para mejorarr.

Pero si en definitiva el pescado no es de tu agrado, también existen otras fuentes de ácidos grasos Omega 3. Consume huevos o agrega un puñado de semillas de linaza al yoghurt o al cereal del desayuno. Las nueces es otro alimento que contiene muchos ácidos grasos Omega 3. Y al comerlos, piensa en un puñito, no en un tazón lleno de ellos.

Colon

qué comer

Qué comer. Cereales con alto contenido de fibra como el Bran Flakes, Corn Fran o Raisin Bran.

¿Por qué? Las fibras ayudan a disminuir el nivel de colesterol en la sangre. Además, te hacen sentir satisfecho más rápidamente y ayudan al colon a desalojar los residuos. Stokes nos dice: “El hombre debería consumir 38 gramos diariamente, ó 30 gramos si tienen 50 años o más”.

Cómelo ya. Stokes afirma: “Puedes comer cereales con alto contenido de fibras en el cereal, o como una botana o el postre. Y recuerda beber suficiente agua, de lo contrario, puedes sufrir estreñimiento”.

Stokes también recomienda no subir de un golpe el consumo de fibra. Y advierte: “Si en raras ocasiones comes fibra, entonces debes comenzar agregándolo a tu dieta poco a poco. Es muy importante que lo hagas progresivamente”.

Próstata

qué comer

Qué comer. Alimentos vegetales, sobre todo los de color rojo y rosa: jitomates, melones y pimientos rojos que contienen licopeno. También conviene ingerir alimentos con mucha vitamina D, como la leche fortificada y el salmón.

¿Por qué? Stokes comenta: “Estos alimentos aportan antioxidantes que pueden ayudar a prevenir el cáncer”. Los antioxidantes se transmiten por todo el organismo, protegiendo a las células y deshaciéndose de los radicales libres, pues estas moléculas pueden inducir que se declare la enfermedad.

Stokes dice: “La vitamina D también ha sido objeto de interés en fechas recientes, por su posible papel en la prevención del cáncer de colon y próstata”.

Cómelo ya. Aunque no lo creas, los jitomates en lata contienen más licopeno que los jitomates frescos, así que conviene utilizarlo como sopa o para un estofado. Para preparar una pizza hecha en casa, puedes utilizar salsa de jitomate sencilla, o condimentada. En cuanto a la leche, será mejor que comiences a leer las etiquetas que vienen a un lado del cartón, para ver qué tipo de leche está fortificada con vitamina D, para que después la agregues a tus bebidas proteínicas.

Piel

qué comer

Qué comer. Más alimentos a base de vegetales. Entre más amplia sea la variedad, tanto mejor, así que colorea tu plato con zanahorias, calabazas amarillas, brócoli, jitomates y cebollas.

¿Por qué? Stokes nos dice: “Quizás no suene demasiado atractivo, pero las frutas, verduras y granos enteros tienen un gran valor nutritivo y son además fuente importante de antioxidantes, que pueden ayudar a proteger la piel”.

Cómelo ya. ¿No eres un gran aficionado a las verduras? Entonces prepáralas de manera diferente. En lugar de hervirlas o cocerlos al vapor, asa los vegetales con la salsa barbecue, o rostízalos en el horno para que aprecies mejor su sabor. Como último recurso, puedes cocerlos y mezclar los vegetales para preparar la base de una sopa.

Mente

Qué comer. Los alimentos que contienen muchas vitaminas C (como frutas cítricas, jitomates, kivi y brócoli) y E (aceites vegetales, trigo germinado y almendras).

¿Por qué? Estas vitaminas pueden tener un efecto muy benéfico en la salud del cerebro. Stokes nos dice: “La vitamina E es un poco más difícil de tener en la cantidad suficiente recurriendo sólo a la dieta. Habla con tu médico para determinar si es apropiado tomar un multivitamínico o suplemento mineral, que la contenga”.

Cabe advertir que la vitamina E puede funcionar como una anticoagulante, y si se toma en dosis superiores a 400 IU, puede ser peligroso. Stokes dice: “Yo haría notar que la vitamina E puede incrementar el riesgo de hemorragias, así que yo no recomendaría tomarla en dosis altas. Las personas que toman otros suplementos que tienen el efecto de hacer menos espesa la sangre deben tener mucha precaución al consumirla”.

Cómelo ya. En lugar de tomar jugos que contienen muchas calorías, prefiere la fruta entera. Incorpora una naranja o una toronja rosa en tu desayuno o comida diaria. O utiliza como base yoghurt (que tiene mucho calcio) y esparce encima un puñado de almendras o trigo germinado.

También lee: 5 comidas que creías sanas y tienen tanta azúcar como un refresco

Redacción American Health&Fitness

Redacción American Health&Fitness

ARTÍCULOS RELACIONADOS: