fbpx

La relación entre las emociones negativas y cómo afectan a tu intestino

No es un mito: las emociones negativas afectan a tu sistema digestivo y pueden provocarte distintas enfermedades. Conoce cómo evitarlo y qué hacer al respecto.
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Si alguna vez escuchaste que tus emociones no solo afectan a tu estado de ánimo sino a tus intestinos, es cierto. El Síndrome de Intestino Irritable (SII) es un padecimiento que se caracteriza por por la asociación de hinchazón, dolor/molestia abdominal y alteraciones en las evacuaciones que pueden variar desde el estreñimiento, diarrea o ambos y estos síntomas pueden ocurrir por lo que sentimos y pensamos diariamente.

En México la frecuencia en las personas de esta enfermedad es bastante considerable, de acuerdo a la Dra. Beatriz Barranco Fragoso, Gastroenteróloga y Endoscopista del Centro Médico Hospitalario 20 de Noviembre:

“Se publicó en el Consenso Mexicano del Síndrome de Intestino Irritable, que la incidencia y prevalencia de esta condición es muy variable, entre un 3 y hasta un 35%, eso tomando como base los diversos criterios médicos”.

Foto_ Francisco González

Los especialistas indican que el SII es un problema multifactorial, que puede agravar sus síntomas debido a agentes tan variados como un antecedente de infección bacteriana, un grupo de alimentos o las emociones y pensamientos que tenemos durante el día.

Las emociones y el sistema digestivo

Sobre estos últimos, la doctora Barranco Fragoso afirma:

“En las décadas recientes, los investigadores se han enfocado a lo que se conoce como un eje neurogastrointestinal o intestino cerebro, en el que juegan un rol preponderante una serie de factores que vienen a través del sistema nervioso central, que generan cambios en la mucosa gastrointestinal ocasionado un síntoma del Síndrome de Intestino Irritable, el dolor abdominal”.

Esta molestia abdominal puede prolongarse hasta por más de 3 meses, hay cambios en la frecuencia de las evacuaciones, puede ser estreñimiento o incluso diarrea, por eso este síndrome puede tener 4 diferentes características:

  • Con predominio a estreñimiento
  • Con predominio a diarrea
  • El mixto
  • El inespecífico

Este conjunto de signos y síntomas, reconocidos como un trastorno funcional digestivo, no son curables, pero que pueden controlado adecuadamente. Sin embargo, para su adecuado diagnóstico, es fundamental que el paciente vaya a consulta con el médico, así como evitar el abuso de laxantes y supositorios y la automedicación. Hay una enorme presión emocional en los pacientes con SII, que incluso puede derivar en un tratamiento multidisciplinario, para mejorar su control y su calidad de vida.

Foto: Sam Burriss

“En el tratamiento del SII, generalmente se recomienda aumentar la actividad física, bajar de peso. En la última década en la Asociación Mexicana de Gastroenterología, los médicos han realizado estudios sobre el uso de los probióticos para los padecimientos de tipo funcional, estos estudios continúan, sin embargo, hoy se sabe que los probióticos, usados como suplementos tienen un impacto positivo en la probiota intestinal, así como en el control de la diarrea y del dolor abdominal” finaliza la Dra. Beatriz Barranco Fragoso.

Salvador Sánchez

Salvador Sánchez

Salvador Sánchez

Salvador Sánchez

ARTÍCULOS RELACIONADOS: