fbpx

Cómo afecta el estrés a tu vida sexual y qué hacer para evitarlo

Conoce cómo afecta el estrés a tu vida sexual, así pensarás dos veces antes de entrar a la habitación con problemas externos a tu relación
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Tener sexo tiene muchos beneficios, uno de ellos es la liberación de endorfinas que elevan el estado de ánimo, por lo que se convierte en la solución al estrés. Sin embargo, no controlar el estrés puede convertirse en el peor enemigo de tu vida sexual.

Efectos del estrés en la vida sexual de los hombres

estrés

La disfunción eréctil se desencadena debido al estrés que padecen. Según el sitio Psychology Today, cada vez que un hombre se excita, los impulsos nerviosos hacen que los vasos sanguíneos del pene se dilaten, permitiendo un flujo constante de sangre hacia el tejido esponjoso. Al mismo tiempo, un músculo circular llamado esfínter se contrae para evitar que la sangre regrese.

Cuando un hombre está estresado, los vasos sanguíneos no se dilatan por completo y el esfínter no se contrae, lo que contribuye a la disfunción eréctil.

Las endorfinas que bloquean el dolor durante el estrés, también bloquean la liberación de LHRH (hormona liberadora de la hormona luteinizante). La reducción de la hormona luteinizante, afecta la producción de testosterona. La FSH, que estimula la formación de esperma, también disminuye. Además, el cortisol, la principal hormona del estrés, hace que los testículos respondan menos a la LH.

Efectos del estrés en la vida sexual de las mujeres

estrés

El estrés afecta las hormonas de las mujeres. Al igual que le pasa a los hombres, las endorfinas inhiben la liberación de LHRH, reduciendo la producción de la hormona luteinizante. En el caso de las mujeres, esta hormona desencadena la ovulación.

El efecto que el estrés tiene en la vida sexual de las mujeres no solo implica su ciclo ovulatorio, también complica la fertilización e implantación del óvulo en la pared uterina.

Los niveles de FSH, prolactina, estrógeno y progesterona también se ven afectados.

Cómo evitar que el estrés afecte tu vida sexual

Habla con tu pareja, no dejes que el estrés tome el poder de tu relación. Si no te sientes con humor, explícale a tu pareja el por qué, omite el típico “me duele la cabeza”. Seguro te entenderá y juntos encontrarán una solución.

Prioriza el sexo, y ayuda a tu pareja. Si después de hablarlo notas cierto interés por tener sexo, ayúdale con juegos previos, piensen que es una manera de liberar el estrés que siente.

Planeen una cita que los haga salir de la rutina, algo divertido que les ayude a olvidarse de todos los problemas. A lo mejor no tendrán sexo, pero se sentirán conectados, la confianza aumentará, y reducirá el estrés.

Cuando la falta de sexo por estrés interceda en su relación, recuerden el amor que se tienen. Eso les permitirá pensar en lo positivo, y probablemente encienda la llama de la pasión.

No permitas que el estrés entre a la habitación. Evitarlo es difícil, pero no imposible. Si es tu pareja quien lo padece, ayúdala, si eres tú, pide ayuda.

También te puede interesar: 5 técnicas de relajación sencillas para aliviar el estrés

 

Araceli Arana

Araceli Arana

ARTÍCULOS RELACIONADOS: