fbpx

Por qué los millennials tienen cada vez menos sexo que las generaciones anteriores

Aunque parece lo contrario, las estadísticas demuestran que los millennials tienen una vida sexual menos activa que la de sus padres y las generaciones anteriores
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

A primera vista, conseguir una pareja sexual es más sencillo hoy que hace veinte años. Basta crear un perfil en apps como Bumble, Tinder o hacer clic en Facebook Dating para conectar con millones de personas que en el papel, buscan lo mismo que tú. 

Al mismo tiempo, la rigidez moral que caracteriza a generaciones anteriores hoy carece de importancia para un sinfín de millennials y los tabúes parecen derrumbarse ante una actitud más relajada pero al mismo tiempo, responsable de la forma en que ejerce su sexualidad gracias al cúmulo de educación sexual enfocada en la prevención de que recibieron, más que ninguna otra generación.

millennials sexo3

Sin embargo, lo que en teoría parece evidente, es desmentido con datos cada vez que se intenta conocer más de la sexualidad de los millennials.

Recesión sexual: ¿Por qué los millennials tienen menos sexo?

La sospecha comenzó a tomar forma desde 2017, cuando The New York Times publicó un primer artículo alertando sobre la disminución del número de encuentros sexuales que tienen los millennials respecto a las generaciones anteriores. Desde entonces, distintas publicaciones de todo el mundo han abordado el tema con datos de distintas fuentes, pero que coinciden en un punto: los millennials tienen poco sexo.

Según la Encuesta Nacional de Conductas de Riesgo en los Jóvenes (YRBS por sus siglas en inglés), del total de estudiantes que cursaban cualquier grado de preparatoria en 1991 en los Estados Unidos, el 54 % había tenido sexo al menos una vez en su vida. Para 2015, el número disminuyó radicalmente y sólo el 41 % de los estudiantes manifestó haber tenido algún encuentro sexual. Aunque la declinación a lo largo de los años no fue súbita, se trata del punto más bajo para cualquier generación desde 1991.

En diciembre de 2018, The Atlantic publicó el artículo Why Are Young People Having So Little Sex? en busca de una respuesta sobre las razones que llevan a los millennials a disminuir su actividad sexual respecto a los Baby Boomers o la Generación X y acuñó el término ‘recesión sexual’, usado desde entonces para hablar sobre el declive del sexo.

Millennials y sexo, ¿incompatibles?

Según TIME, la falta de sexo en los millennials es el resultado de una combinación de factores culturales, especialmente la educación que recibieron y la hiperconexión que mantienen en el mundo virtual. Para Jean Twenge, profesora de psicología en la Universidad de San Diego y autora de ‘Generation Me’, un best seller que analiza los patrones de conducta que caracterizan a los millennials.

Utilizando datos de la General Social Survey (una de las encuestas más completas del estilo de vida de la sociedad estadounidense), Twenge descubrió que un 15 % de adultos jóvenes entre 20 y 24 años asegura que no han tenido sexo desde que alcanzaron la mayoría de edad, mientras uno de cada tres manifestó ser virgen. 

La tendencia es evidente: los millennials tienen menos parejas sexuales y su primera experiencia sexual ocurre mucho más tarde que otras generaciones, debido a que suelen retrasar (o evadir) los hitos típicos que conlleva la vida adulta, como casarse, tener hijos o comprar una casa, afirmó Twenge para TIME.

Educación sexual y redes sociales, obstáculos para el placer

El psicólogo también aseguró que la educación sexual que recibieron es un factor fundamental para entender este fenómeno, pues el impacto social de la epidemia y el descubrimiento del VIH a mediados de los 80 cambió la forma en que se comunican los peligro relacionados al sexo: “este factor puede afectar su comportamiento sexual, si han recibido el mensaje de que puedes enfermarte o incluso morir por sexo”, aseguró.

Otro factor que ayuda a entender esta disminución de actividad sexual se debe a la hiperconectividad gracias a Internet y los dispositivos móviles. Un estudio publicado por Twenge en los Archives of Sexual Behavior en 2017 probó que hace dos y tres décadas, las parejas casadas tenían más sexo que en el presente. Una de sus hipótesis es que la oferta de entretenimiento en redes sociales como Facebook o servicios de streaming como Netflix ha provocado que las parejas jóvenes prefieran invertir tiempo en ellas en vez de tener sexo.

También lee: Adolescentes mexicanos, los más adictos a dispositivos móviles

Al respecto, The Wall Street Journal levantó una encuesta y reveló que el 25 % de los participantes ha preferido en algún momento evadir el sexo para seguir viendo una serie en Netflix. Aunque parezca contradictorio, estar conectado la mayoría del tiempo provoca una sensación de soledad y demerita las relaciones humanas: “Si estás en tu teléfono comunicándote con la gente con más frecuencia y no ves tanto a tus compañeros en persona, eso podría conducir a menos sexo”, finalizó Twenge.

Alejandro López

Alejandro López

Alejandro López

Alejandro López

ARTÍCULOS RELACIONADOS: