fbpx

6 pasos sencillos para empezar el día de la mejor manera según la ciencia

Mejora tus mañanas con estos consejos y aprende a disfrutar de los primeros momentos del día
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en google

Si eres de las personas que lo pasan mal cada que se levantan y parece que cada mañana es peor que la anterior, tómate un momento para leer estos pasos y aplicarlos a tu rutina en cuanto despiertes. Aprender a disfrutar de tus mañanas y visualizar tus actividades del resto del día para que cumplas tus objetivos y afrontes los retos de mejor manera:

No subestimes las mañanas

empezar el día

Los primeros minutos del día son tan importantes que pueden marcar del resto de tu agenda para bien o para mal. Si sufres cada que te despiertas, te agobias con sólo pensar en lo que harás durante el día, llegas siempre tarde y parece que todo te sale mal, es momento de cambiar de actitud y seguir algunos consejos que cambiarán completamente la forma en que visualizas el resto del día:

Levántate 30 minutos antes

Media hora puede ser la diferencia entre preparar un desayuno, alistarte y salir con calma, o abrazar al estrés desde el primer momento del día y dejar que acompañe el resto de tu rutina. Recorrer tu despertador 30 minutos antes y levantarte de la cama, sea para tomar café o para escuchar tu canción favorita siempre será benéfico para empezar tu día de la mejor manera.

Evita el contacto con tu teléfono

empezar el día

Nada más sonar el despertador, un sinfín de personas toma su teléfono y sin levantarse de la cama, comienza a revisar el bombardeo de correos electrónicos, las publicaciones donde fue etiquetada, las tendencias y otras distracciones en redes sociales. En medida de lo posible, evita distraerte durante los primeros minutos del día y toma tu teléfono una vez que ya estés fuera de la cama. Así evitarás perder tiempo valioso y mantendrás la concentración en lo que quieres hacer durante el día.

Haz ejercicio

Si no estás acostumbrado a hacer ejercicio durante las mañanas, puede que consideres que se trata de una pérdida de tiempo: nada más falso. Levantarte y salir a correr, ir al gimnasio, nadar o realizar cualquier actividad física te dará un subidón de endorfinas (un neurotransmisor relacionado con la felicidad) que te ayudará a mantener una sonrisa y una actitud positiva el resto del día.

Fija tus objetivos

empezar el día

Visualiza lo que harás durante el resto del día. ¿Cómo puedes ser más eficiente? ¿Qué momentos del día disfrutarás más y cómo puedes sobrellevar de la mejor forma aquellos que te causan agobio? ¿Qué harás una vez que termines tus obligaciones para relajarte o divertirte? Pensar a futuro durante unos minutos te ayudará a concentrarte mejor y establecer metas a plazo inmediato.

 Establece una rutina

Prueba con todos los pasos anteriores y define cuáles son las acciones que te funcionan mejor para establecer una rutina durante la mañana con la que iniciar cada día esté lleno de sensaciones agradables en vez de solo intentar hacerlo más llevadero. Una vez que encuentres un equilibrio que te deje satisfecho, manténlo y cámbialo cuando ya no te haga feliz. 

Ahora lee: 10 frases del Dalai Lama para alcanzar el equilibrio y la felicidad

Alejandro López

Alejandro López

ARTÍCULOS RELACIONADOS