fbpx

Osoji, el ritual japonés de limpieza para recibir Año Nuevo

Empieza el año lleno de energía positiva y dejando atrás lo que te pesa siguiendo el ritual Osoji. Te sentirás mejor física y emocionalmente
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en google

Si quieres empezar el año liberado tanto física como espiritualmente y lleno de energía positiva, tienes que poner en práctica Osoji, el ritual japonés de limpieza.

Osoji, es una antigua tradición japonesa que se lleva a cabo en los hogares y lugares de trabajo antes del 31 de diciembre, también es conocida como la gran limpieza. Cosiste en dejar impecable cada rincón de la casa y deshacerte todo lo que ya no necesitas.

El objetivo del Osoji es recibir el año de manera impecable y ordenada, dejando atrás lo que ya no necesitas. De esta manera atraes la prosperidad y le abres espacio en tu mente, cuerpo y hogar a lo nuevo que tiene que llegar a tu vida. Básicamente es una forma de cambiar las energías y cerrar ciclos.

“Como está mi espacio, estoy yo por dentro”, es la metáfora en la que se basa este ritual japonés.

Aunque el Osoji principalmente se basa en la limpieza física, también se trata de saldar esos pendientes que te preocupan, como pagos o problemas personales. Lo ideal es que te sientas liberado para poder empezar el año con energía positiva.

La limpieza japonesa tiene un significado específico, es decir, dejar impecable ciertas habitaciones o muebles representan algo:

Cocina: Refleja el estado emocional y la piel.

Sala: Al ser un lugar importante para la familia, mantenerlo limpio y ordenado evitará peleas y fomentará la unión.

Entrada: Es el acceso a la buena suerte.

Baño: Representa dinero y salud.

Electrodomésticos de la cocina: Si están limpios, el estrés y la tensión desaparecerán.

Inodoro: Llama a la fortuna. De acuerdo al Feng Shui, debes mantenerlo con la tapa abajo, así evitas que se vaya el dinero

Hacer el ritual Osoji en familia es recomendable, para que la limpieza espiritual se refleje en todos. Considera hacer la limpieza días antes, para que sea profunda y estratégica en los lugares que necesitan mayor atención.

Recuerda que no es la típica limpieza, no se vale echar el polvo debajo de los sillones, está vez tiene que quedar todo impecable.

También te puede interesar: 15 propósitos de Año Nuevo sencillos para ser una persona más sana en 2020

Araceli Arana

Araceli Arana

ARTÍCULOS RELACIONADOS