fbpx

9 señales de que ella está a punto de tener un orgasmo

La temperatura aumenta, el cuerpo se cubre de sudor y las pupilas se dilatan... así funciona el cuerpo femenino cuando llega el orgasmo
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

El orgasmo femenino ha sido mal representado en la cultura popular y en las películas pornográficas, generalmente se muestra con gritos y escenas muy sudorosas en los que la pareja termina exhausta, pero en las relaciones reales no es así.

De hecho, el orgasmo no es solamente físico, sino también ocurren factores emocionales y psicológicos, y aunque sus signos pueden resultar evidentes para alguien experimentado, la mayoría de veces, un sinfín de personas no saben cómo reconocerlo. Estos son síntomas

9. Lubricación

Esto se debe a que las glándulas de Bartholin segregan una cantidad mayor de líquido lubricante, para ayudar al pene a deslizarse por el canal vaginal. Se producen en la matriz contracciones uterinas durante el clímax, con el propósito biológico de atraer a los espermatozoides.

8. La mujer presenta contracciones vaginales

Si el orgasmo es muy fuerte, los músculos de la vagina comienzan a contraerse rápidamente, para estimular más al pene y provocar una eyaculación.

7. Se presenta una tensión muscular

La fuerte sensación de placer ocasiona que los músculos de todo el cuerpo se tensen y muchas veces la espalda se arquea.

6. Rubor

En muchas mujeres aparece un rubor que comienza en el pecho y se extiende al cuello y rostro.

5. Erección de los pezones

Éste es un buen signo, pero, ojo, no en todas las mujeres se presenta.

4. Hiperventilación

El ritmo respiratorio se acelera debido al esfuerzo muscular, así que muchas mujeres respiran más rápido y entrecortadamente.

3. Aumento del ritmo cardíaco

Desde luego, el ritmo cardiaco aumenta también, así que podrás escuchar o sentir su corazón desbocado.

2. Sudoración

En muchos casos, todo el cuerpo se cubre de un sudor fino.

1. Dilatación de la pupila

Tanto la excitación sexual como el orgasmo provocan que las pupilas se dilaten y también que salgan algunas lágrimas, por lo que los ojos se ven oscuros y brillantes.

Como te darás cuenta, hay algunos signos que resultan imposibles de fingir, como aumento de los ritmos cardiacos y respiratorio, la dilatación pupilar, el rubor y las contracciones uterinas. Por otra parte, recuerda que la mujer puede estar llegando al clímax y casi no presente signos. Lo mejor sería la prevención, es decir, evitar que ella lo finja, a través de una comunicación abierta y con la confianza de hablar sobre las situaciones que la hagan sentir cómoda.

También lee: Cómo funciona tu cerebro cuando estás enamorado

Salvador Sánchez

Salvador Sánchez

Salvador Sánchez

Salvador Sánchez

ARTÍCULOS RELACIONADOS: