fbpx

5 ideas falsas sobre el sexo que el porno nos hizo creer

Aprender del sexo a partir del porno jamás ha sido una buena idea. Conoce algunas concepciones falsas que el porno nos hizo creer sobre la sexualidad y aprende a disfrutar más del sexo
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Por más difícil que parezca aceptarlo, el mejor sexo de tu vida no se parece en nada al porno. Aún más: puede que mientras más lejos estés de los estereotipos, actitudes y performáticas que ves en las películas pornográficas, el sexo sea cada vez más placentero y real.

Si crees que la penetración basta para tener un orgasmo femenino, que no hay nada como tener sexo durante horas o que los órganos sexuales son la única forma de sentir placer, conoce estas ideas falsas sobre el sexo que la pornografía nos hizo creer:

La penetración lo es todo

Las producciones para adultos suelen reducir el sexo a dos actos, el sexo oral hacia los hombres y la penetración, glorificando esta última como la práctica más placentera para ambos sexos; sin embargo, la realidad es completamente distinta: está demostrado científicamente que la gran mayoría de mujeres (más del 80 %) no puede alcanzar el orgasmo a través de la penetración, por lo que creer que la penetración basta para complacer a tu pareja es un error.

Según un estudio publicado en los Archives of Sexual Behavior en 2018, las mujeres heterosexuales solo alcanzan el orgasmo el 65% de las veces que tienen un encuentro sexual, mientras los hombres heterosexuales lo consiguen el 95 % del tiempo. Este fenómeno es conocido como la brecha del orgasmo y habla de la pésima educación sexual que reciben los hombres y su profundo desconocimiento del cuerpo y placer femeninos.

El sexo debe durar horas y ser salvaje para ser bueno

Las escenas porno más comunes presentan a una pareja en un sinfín de posiciones sexuales donde una penetración violenta se prolonga por horas, causando un placer infinito a los protagonistas que disfrutan insaciables de algunas posiciones que más que consentimiento y erotismo, parecen estar enfocadas al sometimiento de la mujer.

El porno puede hacerte creer que pasar horas teniendo sexo es lo que cualquier persona desea, pero la realidad es muy distinta. Según una investigación publicada en el Journal of Sexual Medicine, el tiempo que dura la penetración promedio es de 5.4 minutos entre parejas de todo el mundo. Las sesiones de penetración que se prolongan por horas son incómodas para ambos, especialmente para la vagina que después de un rato pierde su lubricación natural. 

Te va a interesar: Por qué es tan importante hablar de sexo con tu pareja y cómo hacerlo

La excitación sexual es inmediata

Aunque en el porno cualquier situación (por más extraña que parezca) puede terminar en una escena de sexo de un momento a otro, la respuesta sexual que define los estímulos necesarios para  hombres y mujeres es distinta y hace casi imposible pasar de un momento casual al sexo en cuestión de segundos.

Las visitas al doctor y los elevadores atascados que se convierten en una experiencia sexual intensa están bien para la ficción, pero en la realidad es que los juegos previos y la atracción, la comunicación y sobre todo el consentimiento son necesarios para generar una situación excitante, especialmente si se trata de dos personas que acaban de conocerse.

Ella fantasea con que termines en su cara

Una de las ideas más absurdas que lleva implícito el porno es que las mujeres desean sobremanera que sus parejas eyaculen en su cara. Se trata de un sello distintivo de las producciones para adultos que si bien puede llevarse a cabo en la vida real siempre que exista consentimiento entre ambos, no es ni de lejos algo que ellas sueñen con hacer, por lo que deberías pensar dos veces si tu deseo y curiosidad por intentarlo es legítimo o bien, está basado en la construcción de lo que te parece excitante desde la pornografía.

Ten por seguro que tener semen sobre su cara no está en la lista de las 100 cosas que más le excitan a tu pareja durante un encuentro sexual. 

La genitalización del sexo

El pene es el gran protagonista de las producciones pornográficas. En él se concentra toda la acción; mientras los hombres lo presumen, las mujeres lo codician como si se tratara del único sitio del cuerpo donde se concentra el placer: nada más falso. 

La excitación sexual tiene su origen en el cerebro y si bien existen algunas zonas erógenas que pueden ayudar a estimular la respuesta sexual humana, creer que el sexo gira alrededor del pene y la vagina y que estos órganos son los únicos depositarios del placer es caer en un craso error que te alejará de las posibilidades de erotizar el resto de tu cuerpo y explorar sensaciones agradables que no conocías. Atrévete a tener encuentros placenteros sin penetración y sin concentrarte en el pene y tu vida sexual mejorará notablemente. 

También lee: 4 preocupaciones sexuales que crean ansiedad en los hombres

Alejandro López

Alejandro López

ARTÍCULOS RELACIONADOS: