fbpx
Rafa Nadal US Open

Cómo entrena Rafael Nadal para ser uno de los mejores tenistas de todos los tiempos

Uno de los puntos más fuertes del español es el topspin, golpeo característico que le ha llevado a instalarse en lo más alto del tenis mundial, ¿cómo entrena para lograrlo?
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Rafael Nadal ha conquistado 19 Grand Slams en catorce años, número superado solamente por Roger Federer con veinte y Serena Williams con 23. Mantener un nivel de élite como el del español es complicado, sobre todo pensando en todas las lesiones que ha tenido a lo largo de estos años y todo indica que no parará en el futuro próximo.

El ahora considerado como el mejor atleta español de todos los tiempos se ha sometido a entrenamientos rigurosos, rehabilitaciones por tendinitis crónicas que sufre en las rodillas, cirugías que lo han obligado a perderse torneos e incluso los Juegos Olímpicos en Londres 2012, lo que hace su historia más increíble.

El entrenamiento preventivo de Nadal

El entrenamiento no es solamente preparar el cuerpo para la competencia, sino también prevenir de una mejor manera las lesiones que pueden ocurrir durante la misma, especialmente si ya se cuenta con historial previo. Para eso es necesario contar con un entrenador que sepa su papel durante toda la temporada y debe:

  • Tener un conocimiento profundo del tenis, incluyendo los posibles riesgos
  • Tomar en cuenta la etapa de desarrollo y crecimiento del tenista
  • Preocuparse de las lesiones por sobreentrenamiento y sobrecarga

Estos son aspectos fundamentales del entrenamiento de Nadal. Trata de minimizar estos riesgos a través de ejercicios de movilidad articular, estiramientos de los músculos que tienden a acortarse con el fin de aliviar tensiones, fortalecimiento de la musculatura estabilizadora de las diferentes articulaciones del cuerpo.

Ejercicios de Rafael Nadal

El poder y recorrido que caracterizan al español en las canchas parten principalmente de su desarrollo muscular y sobre todo, la flexibilidad de las articulaciones. A través de saltos de cuerda, Nadal realiza un calentamiento integral a nivel de fuerza y coordinación, seguido por un ejercicio de estiramiento y flexibilidad esforzando las articulaciones del tronco superior e inferior, además de la espalda.

Uno de los puntos más fuertes del español es el topspin, su golpeo característico que le ha llevado a instalarse en lo más alto del tenis mundial. Para lograr imprimir tal fuerza y efecto, Rafa trabaja especialmente en el equilibrio, pues la potencia del servicio parte desde su técnica para plantarse lo más rápido posible en el suelo. Nadal realiza ejercicios en la plataforma vibratoria, ocupando al mismo tiempo la fuerza y la flexibilidad, aumentando poco a poco la dificultad en niveles durante el entrenamiento.

Sin embargo, ninguno de los ejercicios previos serviría para Rafael Nadal sin la potencia necesaria en el tren superior para utilizar el momentum de su cuerpo y golpear violentamente la pelota. Una parte esencial para el tenista son los hombros, entrenados con bandas elásticas, donde el trabajo del rotador es vital para evitar lesiones en la articulación que más sufre en este deporte. Y finalmente, el trabajo y fortalecimiento de la espalda baja resulta crucial para poder aguantar el impacto recibido al estar jugando por más de tres horas.

Te puede interesar: 7 consejos para prevenir lesiones en tu entrenamiento

El acondicionamiento físico es importante sin importar el nivel deportivo; sin embargo, entre mayores son las exigencias al cuerpo, es más importante buscar entrenadores que entiendan el plan de entrenamiento y competición de los atletas, además de utilizar la última generación tecnológica de aparatos deportivos que beneficien al cuerpo.

Salvador Sánchez

Salvador Sánchez

Salvador Sánchez

Salvador Sánchez

ARTÍCULOS RELACIONADOS: