fbpx

Remedios efectivos para curar la cruda comprobados por la ciencia

Aunque aún no se encuentra la cura definitiva contra la resaca, seguir estos consejos te hará sentir mucho mejor
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Si la noche anterior te convertiste en un salvaje, en la mañana debes pagar las consecuencias. Conoce algunos consejos que te salvarán la vida si bebiste de más y aprende cómo curar la cruda:

¿Remedio para la resaca?

Hasta ahora, la ciencia no ha sido capaz de encontrar una cura para la resaca. En un estudio reciente llevado a cabo en Gran Bretaña, los investigadores descartaron que ni los medicamentos de farmacia, aunados a todos los remedios caseros típicos, pueden prevenir o tratar la resaca por abusar del alcohol. Aunque eso no significa que no puedas hacer nada para remediar los peores síntomas.

Electrolitos para el mal aliento y las náuseas

El alcohol obliga a los riñones a excretar una mayor cantidad de líquido, para después expulsarlo del organismo, y el mal aliento que desprende tu boca es porque estás deshidratado. Para minimizar los efectos, comienza tomando muchos líquidos, pero que no contengan alcohol, y más vale que sea pronto. Para limpiar ese apestoso paladar, el dietólogo Dawn Saks recomienda un vaso de limonada ligeramente diluida, que ayuda a cortar el mal sabor de boca, y también una bebida deportiva para reponer los electrolitos perdidos.

En la medida en que tu cuerpo metaboliza el alcohol, se produce una toxina llamada acetaldehído, una sustancia carcinógena que se encuentra en lugares tan desagradables como los gases que salen por el escape del automóvil y en el líquido para embalsamar. Con algo así corriendo por todo tu cuerpo, ¿acaso te sorprende sentirte tan mal?

Carbohidratos al rescate

Si tienes estómago para ello, Saks recomienda un desayuno rico en carbohidratos y bajo en grasas (por ejemplo un muffin), con un ligero toque de mantequilla, capaz de proporcionar energía rápidamente. Además, dice Saks: “Es fácil de digerir, y eso es importante porque tu hígado está muy ocupado procesando las toxinas”. 

Para ayudar a tu cuerpo a deshacerse de esos indeseables acetaldehídos, toma vitaminas del complejo B, que contribuyen a que el hígado pueda metabolizar el alcohol con más facilidad.

La cabeza me va a explotar: cómo curar la cruda

La limonada que ya te tomaste debe calmar un poco el incesante martilleo que sientes en la cabeza. Ahora, cómprate ibuprofeno o naproxeno, según recomienda el otorrinolaringólogo Frederick Freitag, de la clínica Diamond Headache en Chicago. Esto ayuda a reducir la secreción de los transmisores químicos en el cerebro, que son los que están provocando el dolor.

Puedes eliminarlos un poco tomando un poco de café o refresco de cola, además de los líquidos de tu preferencia para reponer los electrolitos; con esto se favorece la estimulación del sistema nervioso y los vasos sanguíneos se contraerán. Freitag agrega: “De paso, la cafeína contribuye a contrarrestar ese malestar general, que empeora todavía más el dolor de cabeza”.

Ojos rojos y alcohol

La deshidratación puede ser la causa de que tengas los ojos tan rojos. En ese caso, lo recomendable es ponerse gotas, que funcionan como “lágrimas artificiales”, según nos comenta el oftalmólogo Bennie Jeng. Si aún así pareces un monstruo de cine, las gotas Visine, pueden contraer los vasos sanguíneos temporalmente. Nada más cuídate de que no se convierta en un hábito, porque en ese caso, tus ojos se volverían dependientes de esa sustancia. Aunque después de todo, recordando las consecuencias, ¿cuánto tiempo pasará antes de que te atrevas a beber desmesuradamente como anoche?

Para protegerse, el organismo segrega enzimas que metabolizan y desechan las toxinas; pero cuando la cantidad de alcohol es excesiva, la capacidad del organismo disminuye y entonces se presentan los síntomas de una cruda. 

También lee: 10 consejos para consumir menos calorías si vas a beber alcohol

Las peores (y mejores) bebidas alcohólicas

Por sus procesos etílicos, será más fácil curar la cruda de unas bebidas que de otras:

  • El brandy, whisky o el vino de garrafa (bebidas oscuras) contienen sustancias tóxicas propias del proceso de fermentación que sufren; dan sabor y color, pero también son responsables de desencadenar la resaca y que el dolor de cabeza sea mayor.
  • Por su parte, las bebidas más claras, que pasan por un riguroso proceso de destilación de hasta 3 ó 4 veces, disminuyen el peligro de sufrir una importante resaca.
  • El alcohol tarda entre 30 y 90 minutos en entrar en el torrente sanguíneo. Por ello, y sin darte cuenta, de pronto te embriaga sin que te des cuenta. 
  • Algunos estudios revelaron que la cruda se debe a procesos metabólicos del hígado, efectos diuréticos del alcohol y la disminución de azúcar en la sangre. 

El alcohol aporta calorías vacías, disminuye el apetito y empobrece la absorción de nutrimentos esenciales, debido a los efectos tóxicos que ejerce sobre el intestino y el páncreas, causando desnutrición en personas que regularmente lo consumen, sin alimentarse adecuadamente. 

Diviértete, pero cuida tu cuerpo

El consumo excesivo de alcohol, además de afectar tu vida social, afecta varias partes de tu cuerpo, en algunos casos de manera seria. No sólo se trata de curar la cruda, sino de todos estos daños:

  • El cerebro: inhibe las funciones de la región frontal, lo cual disminuye la memoria, la capacidad de concentración y el autocontrol. También inhibe la acción del sistema nervioso central, retardando las funciones motoras.
  • Hígado: El alcohol puede provocar tres tipos de daños hepáticos: la acumulación de grasa (hígado graso), la inflamación (hepatitis alcohólica) y la aparición de cicatrices (cirrosis), que incluso, puede ocasionar la muerte. 
  • Riñón: al aumentar la pérdida de líquidos a través de la orina, el organismo busca mantener el equilibrio y toma agua de otros órganos, como el cerebro.
  • Estómago: en exceso produce que la mucosa se irrite, lo cual provoca directamente gastritis.
  • Piel: aumenta la sudoración debido a que aumenta el flujo de la sangre.
  • Corazón: acelera el pulso de manera importante.
  • Pulmones: acelera la respiración. Pero, si la cantidad es excesiva, puede incluso detener la respiración. 
Redacción American Health&Fitness

Redacción American Health&Fitness

ARTÍCULOS RELACIONADOS: