fbpx

1 de cada 5 pescados que comemos en México está contaminado de plástico: Greenpeace

La epidemia del plástico llegó a nuestro plato y cada que comemos pescado ingerimos también plástico y basura, revela un estudio
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

De acuerdo con una nueva investigación de la ONG Greenpeace titulada Estudio sobre el impacto de la contaminación por microplásticos en peces de México, anualmente 13 millones de toneladas de plástico son tiradas al mar, lo que afecta a más de 700 especies marinas y causa problemas al medio ambiente y la economía del país.

Mucho hemos escuchado sobre la crisis ambiental, sobre cómo los ecosistemas empiezan a decaer y hay una urgencia para intentar revertir esta situación. Pero la mayoría no toma en serio estas amenazas considerándolas poco importantes como para hacer algo al respecto, pero la realidad es diferente: la contaminación también llega a nuestro plato.

México es uno de los mayores contaminantes del mundo con un total de siete millones de toneladas de plástico al año, de todos estos residuos el 48% es destinado a envases y embalajes que no necesariamente terminarán siendo reciclados, ya que la capacidad real de reciclaje del total de residuos apenas llega al 6.07% en el país.

La contaminación en los peces

La investigación fue realizada en conjunto con el Centro para la Diversidad Biológica, Barco Lab, la Universidad Autónoma de Baja California Sur, el Laboratorio de Biodiversidad y Conservación Arrecifal de la UNAM y el Instituto de Ciencias Marinas y Pesquerías de la Universidad Veracruzana en el que se analizaron 755 peces de los golfos de California, de México y el Caribe Mexicano.

De esta muestra, el 20% presentó plástico en su estómago. En la mayoría de los peces se encontró al menos una pieza en su contenido estomacal, pero los investigadores llegaron a encontrar hasta 45 piezas en un mismo pez.

Te puede interesar: Por qué han muerto 500 millones de abejas en los últimos 3 meses en Brasil

La forma en que los microplásticos llegan al tracto digestivo de los peces tiene que ver con la apariencia de los mismos, puesto que algunos plásticos simulan a las presas naturales de la fauna marina, lo que provoca que los peces se los coman sin reparar en que se trata de basura. Esto se debe a la que la alimentación de estos animales está determinada por su atractivo visual.

Microplásticos y los pescados

Los microplásticos son definidos por Greenpeace como los residuos de plástico con un tamaño menor de 5 milímetros que son capaces de viajar grandes distancias antes de ser consumidos por los pescados.

“Los microplásticos se originan de dos fuentes clave: algunos se fabrican de origen con ese tamaño, pues forman parte de detergentes domésticos o productos de belleza (bloqueadores y exfoliantes, etc.), mientras que otros resultan de la fragmentación de plásticos de mayor tamaño”, explica el estudio.

Entre los elementos más comunes que se encontraron en este estudio fue el óxido de zinc, uno de los ingredientes de los bloqueadores solares, que tiene un alto impacto nocivo en los ecosistemas marinos. Otros elementos encontrados fueron el poliéster, el nailon, celofán y el polipropileno.

“Existe una necesidad de comprender el mecanismo de acción y los efectos toxicológicos de las concentraciones de microplásticos en el ambiente; pues son relevantes para la salud de los organismos acuáticos y de los consumidores, ya que estas fuentes de alimento, como los peces comerciales están continuamente expuestas a ellos” concluyó el estudio.

Salvador Sánchez

Salvador Sánchez

ARTÍCULOS RELACIONADOS: