fbpx

7 razones por las que tu pareja puede ser infiel

¿Cuáles son los motivos más comunes que llevan a tu pareja a ser infiel?
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Las tentaciones le ponen cierto sabor a la vida, pero, en la mayoría de los casos no respondemos a ellas, especialmente a las sexuales, por un sin fin de razones, entre ellas está la fidelidad a la pareja. Sin embargo no podemos controlar los impulsos de las demás personas y puede que alguno de los dos decida ser infiel.

Puede pasar por una atracción física banal, o puede ser una conexión más profunda entre tu pareja y la otra persona, incluso si se cree que la relación va bien. ¿Qué determina que sea infiel? Muchos factores, algunos insospechados. Y no, no se vale tomarlos como pretextos.

pareja infiel

Baja autoestima

Sea por edad o por circunstancias especiales, en que se sienten sin atractivos, bajo de pilas y motivaciones, el hecho de que alguien que excita sexualmente a otra persona demuestre que su interés, es un reconstituyente maravilloso. Esto en sí ya eleva varios grados los niveles de autoestima. Dependiendo de qué tan fuerte sea la necesidad de reafirmación, se puede llegar a ser infiel, o las cosas se quedarán como están.

Problemas con tu pareja

Tu pareja ya no te dice ni te demuestra que te ama. O te sientes abandonado, porque pone todas sus actividades antes que a ti. O la vida sexual de ambos se ha ido básicamente al diablo. El enojo, tristeza, y la vulnerabilidad son factores importantes cuando la tentación aparece en este momento específico, y puede ser que la infidelidad se asome en ese momento.

Insatisfacción sexual

Sí, claro, porque quizá no se obtiene lo que la gente cree necesitar. O, simplemente, son las ganas de experimentar con otras cosas y personas. Una buena forma de evitar estas problemáticas es hablar con la pareja, especialmente sobre los sentimientos para resolver esas aparentes necesidades que no se están cumpliendo.

infiel

Deseo de escapar de la rutina

Tu vida es gris. De la casa al trabajo y del trabajo a la casa. Siempre lo mismo, en un patrón interminable de repeticiones. Y tú estás aburrido y frustrado hasta las lágrimas. Entonces, te das cuenta de una presencia que, con sólo mirarte, borra toda tu apatía. En casos así, es posible resistirlo todo, menos la tentación.

Una aventura ocasional

Estás de viaje de trabajo, lejos de toda supervisión. Conoces a alguien en el bar del hotel. Hay atracción, hay tentación. Y en un momento dado, te haces la reflexión fatal: “Bueno, ¿por qué no? Nadie se va a enterar, y nunca la voy a volver a ver”. Y la reflexión, te lleva a la sumisión. ¿Qué puede pasar?

Ser infiel, más que una tentación

Detrás de cada atracción física puede haber algo más fuerte, una conexión más profunda, y la relación comienza a ser sexo-afectiva y en caso de no ser honesto con las dos personas involucradas hay una verdadera posibilidad de quedar como el perro de las dos tortas.

infiel

Ser o no infiel…

El dilema puede ser fuerte. Si las tentaciones no fuesen peligrosas, si no llevasen un riesgo implícito, no serían tan interesantes. El secreto aquí es no ceder a los impulsos que pueden echar a perder la vida y calcular el costo del riesgo-beneficio de ser infiel. Tú sabes si esa tentación peligrosa merece que eches por la borda una relación que podría tener remedio. Así que evalúa lo que puedes perder, y si estás dispuesto a pagar el precio.

Te puede interesar: Cómo saber si tu relación está fracasando porque tienen poco sexo

Y recuerda: los frutos prohibidos suelen verse deliciosos, pero a veces, pueden causar una fuerte indigestión.

Redacción American Health&Fitness

Redacción American Health&Fitness

Redacción American Health&Fitness

Redacción American Health&Fitness

ARTÍCULOS RELACIONADOS: