fbpx
Genofobia: qué es y cómo tratar el miedo al sexo de forma efectiva

Genofobia: cómo tratar el miedo a las relaciones sexuales para disfrutar

Si solo pensar en tener sexo te da miedo o ansiedad, puedes sufrir genofobia causada por vivencias traumáticas, enfermedades, o la educación
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en google

La genofobia, también conocida como coitofobia, es el miedo a tener relaciones sexuales. Las personas que sufren de genofobia pueden expresar miedo a cualquier acto sexual con otra persona, o consigo mismo. Las causas pueden ser físicas o psicológicas, y sí hay un tratamiento para controlarla.

Causas de la genofobia

Tanto hombres como mujeres pueden tener miedo al sexo desarrolladas por factores:

Traumas

Ser víctima de una violación o abuso sexual suelen ser factores muy comunes que desencadenan genofobia. Resulta difícil para las víctimas superar ese tipo de experiencias tan traumantes.

Culturales

Tener una educación sexual basada en tabúes, ya que en su mayoría describen el sexo como algo malo.

Ansiedad

La ansiedad provocada por inseguridades puede desencadenar en tener miedo al sexo. El temor de no poder satisfacer a la otra persona, o tener inseguridades con su físico.

Problemas físicos y de salud

Cuando una persona padece algún tipo de afección o condición médica le genera inseguridad y miedo al sexo, algunas de esas condiciones son:

Vaginismo, ya que tener relaciones sexuales es doloroso e imposible, a veces.

Disfunción eréctil, pues el hecho de no lograr o mantener una erección puede generar vergüenza y miedo a burlas… y al sexo.

Tratamiento

Cada una de las causas que desencadenan genofobia tienen tratamiento. Pero es muy importante acercarse al especialista correspondiente. Ya sea con medicamentos, terapia psicológica o con otro tipo de dedicación es posible superar esta fobia.

Para el trauma provocado por abuso sexual o violación, un psicoterapeuta tiene la capacidad de brindar terapias para superarlo.

También puedes leer: Beneficios del sexo para el cerebro. ¿Qué frecuencia mejora sus funciones?

Los problemas sexuales como el vaginismo y la disfunción eréctil pueden tratarse con medicamentos, asistiendo con un ginecólogo o urólogo, dependiendo el caso. Aunque en algunas situaciones, la terapia psicológica también es importante.

Si la genofobia es causada por una condición mental como la ansiedad, baja autoestima u otro tipo de inseguridad, se debe acudir a un psicólogo.

En cualquiera de los casos, es muy importante expresar su sentir y pedir ayuda. Las fobias pueden desencadenar el ataques de ansiedad o de pánico, así que cuidarte es primordial. Si tener sexo te genera miedo, puede ser genofobia, y lo puedes tratar para que no te afecte tanto. Te sentirás mejor física y emocionalmente.

También te puede interesar: 6 razones por las que los hombres dicen NO al sexo

Redacción American Health&Fitness

Redacción American Health&Fitness

ARTÍCULOS RELACIONADOS